Para continuar con su labor, el Hogar Lerchundi necesita rehabilitar y equipar un aula polivalente y de formación debido a su deterioro por humedad. Esta mejora permitirá el desarrollo de de actividades formativas, desarrollo psicomotriz, comunicación y expresión oral.

El costo total del proyecto es de 17.200 €. Su implementación fortalecerá el impacto positivo del hogar en la comunidad, brindando mayores oportunidades de desarrollo a los niños y sus familias.  

El Hogar Padre Lerchundi comenzó su actividad en 1995 en el centro de Tánger, Marruecos. Y acoge a 50 menores de entre 6 y 17 años en situación de vulnerabilidad con el objetivo de promover su desarrollo integral y el de sus familias.

El Centro permite a sus familias, muchas de ellas madres solteras con dificultades económicas, conciliar el trabajo y asegurar la educación de sus hijos, evitando riesgos asociados a la falta de protección.

El acompañamiento en el proceso educativo de estos menores es fundamental para sus familias y asegura la utilización de los recursos adecuados para lograr una educación de calidad. Además, el centro les ofrece desayuno, almuerzo y merienda lo que garantiza una alimentación equilibrada y la mejora de los hábitos y prácticas de higiene. Las familias también reciben formación para mejorar su empleabilidad y conocimiento de derechos.

Para continuar con su labor, el Hogar necesita rehabilitar y equipar un aula polivalente y de formación debido a su deterioro por humedad. Esta mejora permitirá el desarrollo de de actividades formativas, desarrollo psicomotriz, comunicación y expresión oral.