El proyecto se ubica en una zona rural con escasos recursos y población empobrecida, principalmente dedicada a la agricultura y con un alto índice de analfabetismo.

El colegio de St. Francis Xavier se cuenta actualmente con 672 alumnos. Las instalaciones tienen importantes carencias estructurales. El tamaño no es el suficiente para el número de alumnos matriculados por lo que se ven obligados a dar clases al aire libre.

Con este proyecto el centro educativo dispondrá de instalaciones que garanticen la seguridad de los alumnos y una mejora de la calidad educativa. Además permitirá la implantación del Bachillerato en el centro y garantizar la educación gratuita a un mayor número de niños y jóvenes en la zona que no ha podido ser atendido en años anteriores capacitándolos para el acceso a estudios superiores.

El proyecto tiene un coste total de 40.032,80 euros de los cuales Carumanda pretende aportar 22.483,30 euros el resto se financiará con el aporte local.