Un año más nos unimos a la campaña contra el hambre de Manos Unidas en esta ocasión con el lema: 

CONTAGIA SOLIDARIDAD PARA ACABAR CON EL HAMBRE.

Esta campaña nos habla de fortalecer a las comunidades, de dotar a las personas con mayores y mejores recursos para acceder a una alimentación sana, al agua y al saneamiento, a la educación, a la sanidad…Y, para eso, nada mejor que la solidaridad y el bien común, pues hacen posible que las comunidades afronten por sí mismas los problemas que viven.

Llevamos casi un año encarando la crisis sanitaria, social y económica que ha traído consigo la pandemia. ¿Cuáles hubieran sido las consecuencias si en España no hubiera habido un sistema sanitario, una red de solidaridad y compromiso ciudadano para ayudar a quienes les faltaba el alimento, un sistema educativo que sigue funcionando o unos subsidios que, mejor o peor, alivian la difícil situación de precariedad? De casi todo ello carecen las comunidades con las que trabajamos y, por eso, es urgente que una parte de nuestro esfuerzo se dirija a dotar a esas personas de medios para afrontar esta crisis.

Hoy, más que nunca, necesitamos que nos sigas apoyando. Por eso, y dadas las limitaciones de desplazamiento que vivimos este año queremos que vivas UNA CENA DEL HAMBRE DIFERENTE el 12 de febrero en todas nuestras casas.

Con el lema Cercanos “desde lejos”, pretendemos dar a conocer cuál es la situación actual generada por la crisis de la COVID-19 en aquellos lugares donde Carumanda trabaja, así como la importancia de las asociaciones locales y de la cooperación internacional en estos momentos.

El aumento de la brecha educativa con los niños y jóvenes en peligro de exclusión es una realidad, y la brecha socio-económica se acentúa a nivel mundial agravando la situación de los más desfavorecidos.

Queremos que todos ellos nos sientan más cercanos que nunca, en estos momentos en el que nos vemos obligados a mantener un distanciamiento físico. Queremos acercar todas esas realidades y escuchar las voces que “desde lejos” reclaman un mundo más justo y encontrar la mejor forma de lograrlo.

Es buen momento también para volver a los orígenes. Carumanda en quichua significa “desde lejos”. Son ya 20 años en los que llevamos promoviendo la justicia social a través de la educación, y queremos aprovechar este año para revisar y dar un nuevo impulso a toda nuestra actividad para lo que estamos seguros de que una vez más contaremos con todos vosotros.

Un abrazo “desde lejos”

Con el lema “CALLE ESPERANZA” desde Carumanda pretendemos dar a conocer la situación actual de los “niños de la calle” en aquellos lugares donde Carumanda trabaja, así como la importancia de las asociaciones locales y de la cooperación internacional como vía esencial para la inclusión de estos niños en la sociedad.

Las circunstancias de estos niños son muy diversas: En algunos casos es la familia al completo la que vive en la calle, otras veces los niños recorren la ciudad mendigando para tener algo que llevar a su familia, o puede tratarse de niños abandonados que deambulan sin rumbo fijo tratando de sobrevivir.

En muchos casos hablamos de menores que carecen no solo de recursos, sino también de adultos que les protejan. Viven en una situación de absoluto desamparo, y no tienen ni una alimentación adecuada ni un descanso reparador. Normalmente la higiene no es la adecuada y no tienen acceso a la educación, sin ella, la pobreza se convierte en un círculo vicioso del que resulta muy difícil salir. Y lleva a los menores a caer en manos de las mafias, en el consumo de drogas, la delincuencia…

Carumanda colabora con distintas asociaciones en los lugares donde trabaja habitualmente que tratan de paliar este tipo de necesidades.

Estas asociaciones en primer lugar les ofrecen el cariño que les falta dentro de sus familias, les enseñan y facilitan un hábito de higiene, les proporcionan una correcta alimentación, o les ofrecen incluso un hogar. Pero sobre todo se trabaja por la educación como único medio posible para sacar a los niños de la calle y que puedan desempeñar un oficio.

Un año más nos ponemos en contacto con vosotros para ofrecer una alternativa solidaria para esta Navidad, y lo hacemos de nuevo con una sola voz, toda la Familia Safa: Colegio, AMPA, Departamento de Pastoral y ONG.

La campaña de este año gira en torno al lema: “CALLE ESPERANZA”. En nuestra ciudad, son muchas las realidades de pobreza que hay a nuestro alrededor, sin embargo, la publicidad, las ofertas… la sociedad en general nos lleva a tener actitudes más consumistas de lo normal.

No tenemos que irnos lejos, en nuestra propia ciudad, comida, un hogar donde vivir… son derechos negados a muchas personas. Hay necesidades básicas que cubrir y derechos universales a los que todo hombre y mujer debería de poder acceder sin importar nada más. 

 Queremos hacer un poco más fácil la tarea que distintas asociaciones, hacen cada día con estas personas en nuestra ciudad y trabajar así por una sociedad más justa en la que podamos decir con toda seguridad que hay ESPERANZA. Os proponemos varias formas de colaborar: 

La tradicional Operación Kilo, que año tras año llevamos a cabo por estas fechas. Con la recogida de alimentos y productos de limpieza e higiene pretendemos ayudar a Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul y Atalaya. Son centros que día tras día están haciendo posible la integración de muchas personas marginadas en nuestra sociedad o sin recursos económicos.

La  VI Recogida de Juguetes enmarcada en una tarde de solidaridad. Tendrá lugar el Viernes 13 de Diciembre. Se invita a las familias y a todos aquellos que quieran pasar una tarde divertida y solidaria.